A qué jugaba de niña


Yo no fui una de esas niñas que le dijeron “tu puedes lograrlo”, “que grande serás” o por lo menos mi memoria no puede recordarlo y mira que yo sí que tengo buena memoria, pero en mi cerebro no está computado haber escuchado nunca alguna de esas frases; sé que mis padres no tienen del todo la culpa, la tiene más esta sociedad que te exige ser, dependiendo de quién seas hijo, médico era mi única opción, era la más lógica, era la que me aseguraría comida en la mesa y una buena cuenta de banco, eso lo sé y a veces me pregunto en medio de mis frustraciones si debí olvidarme de lo que yo realmente quería y ser eso que debía, pues quizás hoy no tuviera las preocupaciones que me acompañan, frustraciones sí, pero viviría mucho más tranquila…

…O quizás era más fácil incentivarme a ser lo que yo quisiera ser, que la carrera de mis sueños si fuera una opción y lo peor es que yo nunca lo supe, no sabía que eso se estudiaba, la comunicación no era más que un hobbie.  Eso fue lo único que siempre supe.

Recuerdo que de niña decía que quería que mi nombre lo conociera mucha gente, escribiendo un libro era la única forma de conseguirlo o eso entendía y es que estuve tan inmersa toda mi vida en ellos, los libros, que no fue hasta mis casi 30 que descubrí las redes y los videos en Youtube, increíble cuando ya llevaba años haciéndose.

Una vez leí y si no fue así en algún momento lo pensé, que a eso que juegas de niño es donde nacen todos tus sueños y yo no jugaba a ser médico, yo montaba espectáculos, organizaba concursos de modelaje, bailaba todo el día en la sala de mi casa al ritmo de Whitney Houston o Selena, tenía mi propio programa de televisión y me aprendía las coreografías de El Club de Isha. Y así jugando me convertí en la que siempre hablaba en el acto de izada de bandera, la principal en todos los actos patrióticos y encargada de las poesías coreadas, “la muchacha del micrófono”, me decían en mi último año de colegio, pues era lo que siempre estaba haciendo, pero yo nunca lo supe, nunca vi que ESE era mi sueño.


Las estadísticas han demostrado que un alto porcentaje de adultos, no trabaja en lo que sueña, trabaja en lo que paga las deudas, odia su trabajo y se la pasa añorando lo que pudo ser, yo estuve entre esos y un día decidí no volver a estarlo, aún sigo luchando por llegar, sigo soñando, a veces lo pierdo y me desanimo, pero no quiero parar de soñar; quiero si llego a mi vejez, mirar a este día, recordar el momento en que escribía esto y decirme a #MiMisma con el corazón rebozado y una sonrisa entre mis labios. “¡Coño lo logré!”

                                                   Y tú, ¿a qué jugabas de niña/o?


COVER PHOTO by Markus Spiske on Unsplash

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me inspiran a seguir trabajando!
Besos con sabor a frutas tropicales!!

Instagram